top of page
Buscar

Dos metros o uno: ¿Cuál es la evidencia del distanciamiento físico en Covid-19?



El distanciamiento físico es una parte importante de las medidas para controlar la transmisión por coronavirus, pero no estaba claro exactamente qué tan lejos y por cuánto tiempo el contacto es seguro en diferentes contextos. Las reglas que estipulan una única distancia física específica (1 o 2 metros) entre individuos para reducir la transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19, se basan en una noción anticuada del tamaño de las gotas respiratorias.


Esto pasa por alto la física de las emisiones respiratorias, donde las gotas de todos los tamaños quedan atrapadas y movidas por la nube de gas turbulento húmedo y caliente exhalado que las mantiene concentradas mientras las transporta por metros en unos pocos segundos. Después de que la nube se desacelera lo suficiente, la ventilación, los patrones específicos de flujo de aire y el tipo de actividad se vuelven importantes. También son importantes la carga viral del emisor, la duración de la exposición y la susceptibilidad de un individuo a la infección.


Orígenes de la regla de los 2 metros

El estudio de cómo se emiten las gotas durante el habla o con más fuerza al toser o estornudar comenzó en el siglo XIX, cuando los científicos normalmente recolectaban muestras en placas de vidrio o agar. En 1897, por ejemplo, el científico de apellido Flugge propuso una distancia segura de 1-2 m basada en en la distancia sobre la cual las gotitas visibles de la muestra contenían agentes infecciosos (virus o bacterias). En la década de 1940, la documentación visual de estas emisiones se hizo posible con imágenes fijas en primer plano de estornudos, tos o habla (figura 1) . Un estudio en 1948 de la propagación de bacterias encontraron que el 65% de los 48 participantes produjeron solo gotas grandes, menos del 10% de las cuales viajaron hasta 2 m. Sin embargo, en el 10% de los participantes, las bacterias se recolectaron a 3 m de distancia. A pesar de las limitaciones en la precisión de estos primeros diseños de estudio, especialmente para rangos más largos, la observación de gotas grandes que caían cerca de otro humano reforzó y afianzó aún más la base científica asumida de la regla de distanciamiento de 1-2 m.


Figura 1: Imágenes fijas de corto alcance de las etapas de estornudos, que revelan las gotas de líquido del experimento del científico Jennison en 1942.


Sin embargo, recientemente 8 de 10 estudios mostraron una proyección horizontal de gotitas respiratorias más allá de 2 m para algunas partículas. En un estudio, se detectó una dispersión de gotitas entre 6-8 m. Estos resultados sugieren que el SARS-CoV-2 podría propagarse más allá de 1-2 m en un paquete concentrado a través de la tos o los estornudos.


Figura 2: Imágenes de video de largo alcance sobre 8 m de la nube turbulenta multifásica (nube de gas que contiene gotas de líquido de todos los tamaños) de una emisión violenta humana natural, como un estornudo, que revela un rango de la nube y su carga útil concentrada de gotas de hasta 7-8 m.


Propagación de partículas en el aire del SARS-CoV-2

Las enfermedades que pueden ser transmitidas por partículas en el aire, como el sarampión y la varicela, pueden viajar mucho más lejos, y en nubes concentradas, que las transmitidas por gotas grandes, que caen de las nubes más rápidamente. Por lo tanto, pueden exponer a otros rápidamente y a mayor distancia y pueden necesitar diferentes medidas de salud pública, incluido un mayor distanciamiento físico. Los estudios de laboratorio también sugieren que las partículas virales del SARS-CoV-2 son estables en las muestras transportadas por el aire, y que el SARS-CoV-2 persiste durante más tiempo (hasta 16 horas).


Fuerza de emisión, ventilación, tiempo de exposición

Espirar, cantar, toser y estornudar generan nubes de gas calientes, húmedas y de gran impulso de aire exhalado que contienen gotitas respiratorias. Esto mueve las gotas más rápido que los flujos típicos de ventilación de aire de fondo, las mantiene concentradas y puede extender su alcance hasta 7-8 m en unos pocos segundos.


Estos hallazgos de estudios de dinámica de fluidos ayudan a explicar por qué en una práctica de coro en los EE.UU., Una persona sintomática infectó al menos a otros 32 cantantes, con 20 casos probables más, a pesar del distanciamiento físico. Se han reportado otros grupos de casos en interiores dentro de los gimnasios de fitness, el boxeo. partidos, centros de llamadas e iglesias, donde la gente podría cantar, jadear o hablar en voz alta. Curiosamente, han habido pocos informes de brotes en aviones, que pueden reflejar el bajo volumen actual de pasajeros, la falta de rastreo de contactos o relativamente bajo riesgo porque hablar es limitado.


El fuerte jadeo de trotar y otros deportes produce exhalaciones violentas con mayor impulso que la respiración, más cerca de la tos en algunos casos. Esto aumenta la distancia alcanzada por las gotitas atrapadas dentro de la nube exhalada y favorece un distanciamiento adicional durante el ejercicio vigoroso. Sin embargo, las gotitas respiratorias tienden a diluirse más rápidamente en entornos al aire libre bien aireados, lo que reduce el riesgo de transmisión (una pre-impresión de Japón informa un 20% de riesgo de transmisión más alto en ambientes interiores que en exteriores).


Para conocer tu riesgo de tener Covid-19 podés hacer tu videoconsulta con la Dra. Jihan Simón vía Zoom o Whatsapp reservando tu cita aquí


#videoconsulta #coronavirus #transmision #gotitas #estornudos #tos #ejercicios #jadeos #deportes #gimnasios #airelibre #ventilacion #distancia #choluteca #honduras #telemedicina #cuestionario #enemigo #pandemia2020

 

Lee el artículo completo en inglés haciendo click aquí.



82 visualizaciones0 comentarios
bottom of page