top of page
Buscar

5 Prácticas Para Mejorar Su Salud Mental Durante La Pandemia



La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades". En su definición la OMS nos dice que para que podamos considerarnos personas sanas, debemos tener un completo bienestar en los 3 componentes, y no sólo el físico como muchas personas piensan. Somos 7 billones de seres humanos en el planeta, cada uno de esos humanos posee un cerebro, y cada uno de esos 7 billones de cerebros tiene al menos 87 billones de neuronas. Si multiplicamos esas 87 billones de neuronas por cada cerebro humano, tendríamos una incontable cantidad de neuronas haciendo conexiones entre ellas todo el día, todos los días. Algunas de esas conexiones o sinapsis se encargan de producir ideas y pensamientos. Esto significa que probablemente jamás sabremos dos cosas: 1. la cantidad de estrellas que hay en el universo, y 2. la cantidad de ideas y pensamientos que se forman al día en nuestro planeta. Ambos son infinitos.


Ahora, si analizamos el patrón normal de la vida nos lleva a predecir que una parte de estas conexiones serán anómalas (o generarán ideas o pensamientos negativos que nos llevan hacia emociones negativas o que son puro RUIDO MENTAL) y que invadirán la mente de los humanos en forma de enfermedades o trastornos mentales; debido a que el pensamiento y la generación de ideas son procesos constantes, el humano se encuentra en constante riesgo de obtener una idea o pensamiento que sea ruido mental. Ya que la mente, aunque no es un órgano sólido per se, pero que al igual que cualquier órgano sólido como el riñón, el cerebro, el corazón, se enferman y cada uno requiere de medidas y profesionales de la salud muy diferentes cuando se enferman.

  1. ACEPTAR QUE ENFERMARSE DE LA MENTE ES NORMAL: como ya mencionamos, los humanos tenemos infinita cantidad de pensamientos e ideas por segundo, así que es normal que algunas veces generemos pensamientos negativos o ruido mental. Si no abordamos el problema a tiempo, el ruido mental crece y se va haciendo cada vez peor e incontrolable. Aceptar que la mente, al igual que cualquier otro órgano expuesto a un daño puede enfermarse y que NO ES NUESTRA CULPA, NI ESTAMOS LOCOS. Todos debemos estar conscientes que la Pandemia nos ha obligado a hacer cambios para los que el mundo no se encontraba preparado, y que alrededor del planeta la salud mental se ha visto exageradamente afectada durante éste período de tiempo.

  2. INTELIGENCIA EMOCIONAL: la Salud Mental y la Inteligencia Emocional van de la mano. Este tipo de inteligencia no consiste en alterar la capacidad de generación de emociones con respecto a diferentes estímulos del entorno, sino se relaciona más con la reacción que una persona tiene frente a ellas, que muchas veces son más impactantes que las emociones en sí que desencadenan esta acción. Las personas pueden saber su grado de Inteligencia Emocional de acuerdo a ciertas características que se practican como si se tratara de aprender un lenguaje nuevo. Hay infinita cantidad de información sobre la Inteligencia Emocional para que TODOS nos empapemos del tema, ya que ésta será una habilidad altamente cotizada en los años venideros (nadie quiere tener empleados o jefes cuyos pensamientos y emociones predominantes son negativos e incontrolables).

  3. MEDITACIÓN: aprender a apagar el ruido mental o pensamientos negativos que distraen o perturban la mente. La meditación está teniendo un importante auge en las áreas psicológicas y psiquiátricas occidentales. Se ha comprobado que la Meditación aumenta hasta un 27% en pensamientos productivos después de la primera sesión. La meditación es un proceso PERSONAL y al inicio, como es desconocido por nuestra cultura podría resultar confuso, por lo que es recomendable empezar con pasos de bebé e ir practicando cada día, con meditaciones guiadas. La meditación sirve para llevar a la mente a su estado natural de relajación, dónde desde la paz y la soledad podremos clasificar fácilmente nuestros pensamientos e ideas hasta llegar al punto de ser capaces de APAGAR o por lo menos bajarle el volumen al ruido mental lo más que se pueda y potenciar aquellos pensamientos que nos benefician y nos hacen sentir mejor. En palabras del Buddha: "Es el poder de convertir las flechas en flores, pero en la mente".

  4. PRÁCTICA, PRÁCTICA, PRÁCTICA: la repetición es la base de la memoria y de los hábitos. Si usted repite 1 palabra las veces suficientes, jamás la olvidará y cada vez que la diga se terminará convirtiendo en el maestro de esa palabra. Pero si usted pierde CONSTANCIA, retrocederá hasta que olvide la palabra por completo. Lo mismo pasa con nuestra mente: si usted practica todos los días la meditación, si se esfuerza diariamente en cumplir con las características de las personas emocionalmente inteligentes y si trabaja a diario para convertirse en una persona que puede dominar sus pensamientos y emociones, no hay motivos para que no lo logre. Debe EJERCITAR su Inteligencia Emocional y la Meditación TODOS LOS DÍAS, aunque sean 1-2 minutos diarios para iniciar y luego ir aumentando la cantidad de tiempo hasta llegar a hacerlo un hábito.

  5. APRENDER A DIFERENCIAR ENTRE LOS PENSAMIENTOS POSITIVOS Y LOS NEGATIVOS: cuando al fin se apague el ruido mental, podrá escuchar a los pensamientos realmente productivos y en ese momento usted debe alentar a esos pensamientos, seguirles el hilo, continuarlos e invitarlos a seguir floreciendo cada vez mas en nuestra mente. En cuanto aparezcan los ruidos mentales nuevamente, debe rechazarlos y cambiarlos rápidamente, sin darles espacio alguno de reproducirse y de esa manera su mente aprenderá que a usted no le gustan los malos pensamientos y cada vez generará menos y menos hasta que se logre alcanzar la felicidad y la paz mental.


No es necesario cambiar de religión o tener todo el tiempo del mundo para trabajar en nuestra salud mental, solamente se necesita disciplina (hacer las cosas diariamente aunque no nos sintamos con las ganas o energías de hacerlas); también debemos recordar que muchas veces necesitamos el acompañamiento de un profesional porque no importa qué tan inteligentes seamos emocionalmente, algunas veces tendremos dificultades para comprender nuestras emociones, recuerde que tiene al menos 86 billones de neuronas conectándose de maneras distintas cada vez, por lo que no está mal que se acompañe de alguien entrenado cuando éstos nos sobrepasen.


Haga su cita con nuestro Psicólogo En Línea y reciba sus terapias por Zoom desde cualquier parte de Honduras y el mundo haciendo click en el siguiente botón:


27 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page